Método Andrea

“Conocete a ti mismo”.

La sucesión de Fibonacci es una sucesión matemática infinita.

Lo asombroso de esta secuencia es que está presente prácticamente en todas las cosas del universo, tiene toda clase de aplicaciones en matemáticas, computación y juegos, y que aparece en los más diversos elementos biológicos.

Para mí, este concepto y sus ramificaciones, me hacen pensar en la necesidad que tenemos en algunos momentos de nuestras vidas, como seres humanos, de replegarnos, de observarnos, de conocernos más, de reflexionar sobre lo que nos sucede, lo que nos aqueja o nos sorprende, para aprender más de nosotros mismos, para aprender de nuestras conductas, emociones y pensamientos.

Como si de una sucesión de Fibonacci se tratara.

Tras hacer ese trabajo, nos desplegamos, nos abrimos, nos estiramos, y salimos de nuevo al mundo con nuevos aprendizajes, con una nueva piel, transformados, y listos para desplegar nuestro Ser.

 

Mi método

Mi método se basa en cuatro pilares, los cuales se combinan y entrelazan, a modo de alquimia, en función de la persona y su situación integral.

En el encuentro con la otra persona, en el espacio terapéutico o de Coaching, voy utilizando alguna o todos estos pilares, ya que el trabajo es totalmente personalizado e individual.

 

Pimer Pilar: La mente y la palabra 

En este primer pilar trabajamos la escucha, el cliente se siente escuchado como quizá nunca antes se haya sentido, además le enseño el trabajo de escucharse a sí mismo y sus necesidades.

Gracias a la Escucha Ontológica, Psicología Integral, Terapia centrada en la persona, Terapia cognitivo conductual, Psicoanálisis.

 

Segundo pilar: El cuerpo y el movimiento 

Con este pilar trabajamos el cuerpo y sus mensajes. Aqui vemos que el cuerpo tiene su forma de reaccionar y su forma de comunicarse con nosotros, aprendemos a escucharlo y a actuar en acuerdo con sus necesidades.

Identificamos sensaciones del cuerpo y ponemos palabras para hacernos conscientes de ello y de cómo enfrentarnos a la situación.

Gracias a la Bioenergética, Biodinámica Emotiva, Movimiento Auténtico.

 

Tercer Pilar: Vivir las emociones 

Con este pilar probamos cosas distintas desde la base de observar nuestras emociones y comprenderlas.

Aprendemos a ver las situaciones con un enfoque distinto, para ver cómo con ese nuevo enfoque, podemos cambiar la forma de ver la situación y de sentirnos.

Gracias a el Psicodrama, Gestalt, creatividad y juego.

 

Cuarto Pilar: Atención Plena 

Con este pilar enseño a mis clientes a usar la atención plena y la respiración, el aqui y ahora, para permitir que cada uno pueda parar y escucharse a si mismo,

Gracias a la Relajación y respiración, Mindfulness.